fbpx

El viaje del BBQ por Norteamérica

Daniel Vaughn, editor experto en BBQ, realizó un viaje de Minnesota hasta Ontario para dar a conocer los sabores desconocidos de esta exquisita tradición.

En internet podemos encontrar desde sitios web especializados en el arte culinario, hasta influencers de YouTube que se “arriesgan” a buscar la mejor barbacoa de Estados Unidos, lo cual siempre es una tarea sencilla, pues es común ver a Texas, Alabama, Georgia y las Carolinas, como los sitios dominantes en este arte. Por tal motivo, Daniel Vaughn, un editor experto en BBQ, decidió hacer algo distinto: encontrar los diferentes estilos de carne ahumada que se preparan desde Estados Unidos hasta Canadá, visitando las ciudades que no son conocidas internacionalmente por la preparación de este platillo, pero que tienen verdaderas joyas del barbecue que deben ser conocidas por todo el mundo.

La primera parada de Daniel no fue muy prometedora, ya que después de atravesar Winsconsin, lo más cercano que encontró a una barbacoa fue un restaurante llamado “Mickey-Lu Bar-B-Que”, donde pese a su nombre, no sirven barbacoa, pero sí unas increíbles hamburguesas a la parrilla preparadas artesanalmente, las cuales fueron lo suficientemente deliciosas para motivarse y desplazarse hacia su segunda visita: la Península superior del estado de Michigan, donde encontró distintos estilos de pescado ahumado, pero ninguno como el de Fish House, donde la carne se marina con salmuera y azúcar durante todo un día, para después ahumarlo con madera de arce durante ocho horas en una parrilla elaborada con bloques de concreto, dando como resultado una textura exquisitamente húmeda y grasosa.

Motivado por este primer descubrimiento, continuó su camino hacia el sudeste de Michigan, donde encontró dos increíbles lugares. El primero fue Ricewood BBQ, donde sirven media libra de brisket sobre una cama de arroz esponjoso, acompañado de tomates y cebollines cortados en cubitos y bañado con una salsa de soya y vinagre. Y el segundo, posiblemente el mejor de los dos, fue A.B. Amazing Ribs, donde Dan probó unas costillas a la BBQ bellamente ahumadas y con una textura que definió como “casi perfecta”.

La cuarta parada del viaje lo llevó hasta Toronto, donde conoció a los dueños de tres lugares que, según Daniel, podrían competir fácilmente con los mejores restaurantes y joints de Texas. Estos fueron Adamson Barbecue, Cherry Street Bar-B-Que, y Beach Hill Smokehouse, los cuales suelen ahumar piezas de brisket, costillas, salchichas y pollo, a temperaturas inferiores a los -30 grados Celsius; lo que le hizo pensar que la frase “Winter is coming” es motivo de hambre, y no de terror, en esta parte de Canadá.

La penúltima visita de Dan fue a los alrededores del Lago Michigan, donde el principal manjar son las puntas de costilla ahumadas con madera o carbón, las cuales son servidas con salsa, papas fritas y pan blanco en restaurantes como Big Daddy’s BBQ, Honey I BBQ y Speed Queen Bar-B-Q.

Finalmente, la última parada de este editor aventurero fue en la zona de Twin Cities, donde regresó al origen de este tradicional platillo estadounidense al visitar la sucursal de Revival en Saint Paul, así como Animales Barbeque Co. en Quincy Minneapolis, donde suelen servir brisket, pollo, y pork belly, acompañado con frijoles pintos, macarrones con queso, pan de maíz, arroz rojo, guisantes, y galletas; un banquete digno para finalizar este increíble y suculento viaje, donde Daniel nos compartió las joyas escondidas del barbeque que aún se esconden Norteamérica.

 

Imagen vía Texas BBQ Posse.

Deja un comentario