fbpx

Tito’s Handmade Vodka, artesanal y suave

Hecho a mano en la destilería más antigua de Austin, Texas, Tito’s Handmade Vodka sigue un proceso similar al de los mejores whiskies de malta.

Tito Beveridge lo dejó todo para dedicarse a lo que más le gustaba. Hoy Tito’s Handamde Vodka ha sido reconocido como uno de los mejores del planeta.

Antes de dirigir sus pasos hacia el negocio del vodka, Tito Beveridge (sí, ese es el nombre real del creador de este destilado) se formó como geólogo y geofísico en la Universidad de Texas y luego hizo carrera en la industria del petróleo y el gas. También probó suerte en el negocio de las hipotecas. Durante esos años, el contacto con el vodka artesanal de este texano se limitaba a una pequeña fabricación de garaje para uso personal. Hasta que una noche, en una fiesta con amigos en su casa, alguien se le acercó y le preguntó: “oye, ¡tú eres el tipo del vodka!” A partir de ese momento Tito dejo de ser “El tipo de las hipotecas” para meterse de lleno en el negocio del vodka.

DOCE ACRES

Poco después de aquella reveladora noche, Tito visitó a un famoso coach motivacional, de esos que explican con ejercicios y otras técnicas la forma de encontrar el camino en la vida. El secreto del éxito personal y profesional señalaba el experto, consiste en encontrar la formula para combinar las cosas que somos buenos con las que amamos. Si uno lo logra no tiene que trabajar ni un solo día mas en su vida. Para Tito Beveridge el vodka era su combinación ganadora. En 1995 construyó la primera y única destilara legal de Texas: Doce Acres –unos 48,500m – de terreno en el sureste de Austin que compró con un cheque y financió con sus ahorros y la ayuda de sus mejores amigos. La primera caja de Vodka Tito’s se vendió el 7 de abril de 1997.

Como destilador autodidacta, Tito se basó desde el principio en las viejas imágenes de la Ley Seca, en los antiguos sistemas de alambique y en el conocimiento de los campos petroleros. Después de probar todo tipo de base, se decidió por el maíz, por el acabado suave y redondo que le da al vodka. El agua es de origen local y gran parte se filtra de forma natural a través de la piedra caliza.

VOLVER A LO CLASICO

Pero no solo rompió moldes empleando maíz para destilar, también revolucionó el mundo del vodka artesanal destilando por lotes en alambique, un proceso que se utiliza tradicionalmente para hacer whisky escocés y coñac de alta gama. Desde la Guerra Civil americana, la columna de destilación es el sistema más utilizado para las bebidas espirituosas, sin embargo, recuperó el proceso antiguo en su pequeña fabrica de vodka porque creía en la precisión y el control que este podría darle sobre el producto final. Destilar en estas ollas aporta un carácter más sabroso, equilibrado y distinto, un alcohol con cuerpo y lleno de matices. Si bien esta forma de elaboración en los alambiques por lotes resulta más costosa y requiere más tiempo, la atención minuciosa y el componente artesanal brindan al vodka de Tito un sabor único y una elegancia característica.

El método de destilación supone la gran diferencia respecto a otros vodkas. Al no seguir el tradicional sistema de columna y hacerlo en un pot still (olla) de un máximo de 300 litros se obtienen pequeños lotes, y esto es algo muy singular, porque de ahí surge un vodka de altísima calidad.

Mas de 20 años después, Tito Beveridge continúa produciendo el mismo vodka suave, pero con carácter en el terreno original de Texas. Con presencia en más de 145 países. Tito’s Handmade Vodka ha sido reconocido como uno de los mejores del mundo y ha recibido los máximos galardones internacionales, entre ellos el Unanimous Double Gold, otorgado en el Campeonato de mundo de espirituosos en San Francisco.

Deja un comentario